Las Mil Historias: Historias sencillas, cotidianas o grandes historias, pero contadas en pocas lineas.

martes, 16 de enero de 2007

Una cuestión de narices

Según lo que he encontrado en libros, parece que esta anécdota no es real, aunque se ha repetido y repetido a lo largo del tiempo y merece ser contada por divertida.
Cuentan que durante la celebración de una fiesta, Wolfgang Amadeus Mozart dijo que sería capaz de escribir en ese momento una pieza que el  también músico Franz Joseph Haydn, que se encontraba allí y además eran amigos, no sería capaz de tocar.
Haydn parece ser que acepto el reto, e incluso dicen que se jugaron una caja de champan, pero cuando colocó la partitura en el atril y se puso a tocar el piano, se dio cuenta que tenía cada mano en un extremo del piano y que la nota que debía pulsar estaba en el centro, por lo que tuvo que reconocer la incapacidad para tocarla.
Mozart se puso ante el piano y ante la misma situación, se agachó y pulsó la tecla con la nariz y se cuenta que dijo a su adversario: Veis, amigo mío, era una cuestión de narices.

No hay comentarios: