Las Mil Historias: Historias sencillas, cotidianas o grandes historias, pero contadas en pocas lineas.

sábado, 25 de febrero de 2017

Un rey por votación

En España hemos tenido todo tipo de reyes, de la mayoría de ellos mejor no hablar, e incluso tuvimos lo que pocas veces se da, un rey elegido por votación, de las Cortes, claro.
Después de la Revolución del año 1868 y la salida de España para Francia de la reina Isabel II, estuvieron pensando en quien gobernaría el país, que entre unos y otros la cosa no estaba muy clara y cada cual tiraba para su bando, y al final  decidieron que fueran las Cortes las que designaran al gobernante.
El 16 de noviembre de 1870 se reúnen las Cortes y entre todas las opciones presentadas se termina eligiendo a Amadeo de Saboya como rey de España.
El resultado de las votaciones fue el siguiente:
Amadeo obtuvo 191 votos, el duque de Montpensier 28, Espartero 8, República Federal 60, 1 la duquesa de Montpensier, hermana de Isabel II y 2 el príncipe Alfonso, que luego sería Alfonso XII. 20 Diputados votaron en blanco.
Después de las votaciones solo quedaba proclamar rey al elegido, que además había nacido en Turín y ni hablaba español, ni tenía ni idea de lo que era España. De hecho se cuenta que llegó a preguntarle a su padre, que era el que lo había propuesto, ¿A qué queréis que vaya a Madrid?.
Amadeo de Saboya y la reina María Victoria
Fue proclamado rey el día 2 de enero del año 1871, pero no todos los españoles, lo apoyaban, y los que menos los nobles, religiosos y militares. El padre Luis Coloma, en su libro Pequeñeces, escribe sobre el trato que algunos sectores daban al rey:
La gente se alejaba de palacio; solo lo pisaban el elemento oficial, los asalariados y los pretendientes. La aristocracia, el clero y las altas dignidades del ejército huían de Amadeo.
Estuvo reinando dos años con más conflictos que alegrías, sin que pudiera solucionar ninguno de los problemas del país y con otros nuevos que se le crearon.
El 19 de julio de 1872 sufre un intento de asesinato y bastante angustiado se cuenta que declaró una frase que dicha o no por él, define perfectamente la situación: No entiendo nada, esto es una jaula de locos.
Claro que la situación se hizo tan insostenible que el día 11 de febrero del año 1873 el rey Amadeo I decide abdicar, o lo empujan a hacerlo, y lo hace sin ni siquiera presentarse en el Congreso, sino que presenta un acta de abdicación y parte con su familia para Portugal, y de aquí a Italia, terminando la historia del rey que fue elegido por las Cortes.

No hay comentarios: