Las Mil Historias: Historias sencillas, cotidianas o grandes historias, pero contadas en pocas lineas.

miércoles, 14 de junio de 2017

La Calderona

Era una de las más conocidas actriz de los corrales de comedias de la época, aunque parece que es mucho más conocida por ser la amante del rey Felipe IV, y la madre del hijo, conocido como Juan José de Austria.
Me estoy refiriendo a la en la historia es llamada María Calderón o La Calderona, que nació en Madrid el año 1611. Se cuenta que María Calderón cuando nació fue abandonada en la puerta de la casa de Juan Calderón, hombre muy relacionado con el teatro, que la adoptó dándole el nombre de María Inés Calderón.
Parece ser que el rey Felipe IV, que era de los que le gustaban todas las mujeres, que de hecho se le llegan a contar entre veinte y treinta de hijos naturales, además de los doce que tuvo con sus dos mujeres, conoció a la actriz el año 1627 representando una obra en el Corral de la Cruz, cuando contaba sólo 16 años, que ya se encontraba casada con Pablo Sarmiento e incluso era amante del duque Medina de las Torres, y el rey estaba en la veintena.
Cuando comienza la relación entre el rey y María Calderón, parece ser que abandona el teatro cuando se encontraba en lo mejor de su carrera, y dos años después, el 6 de abril de 1629, nace un hijo de la pareja, Juan José de Austria, que al nacer fue apartado de su madre.
De la actriz, su relación se cuentan cientos de historias y anécdotas, algunas que serán verdad y otras fruto de la imaginación popular, como la que se cuenta que el rey cedió un palco de la Plaza Mayor de Madrid para que presenciara los espectáculos que en ella se representaba y cuando se enteró la reina, Isabel de Borbón, pilló un enfado de aúpa e incluso lo obligó que que se lo quitara, aunque la solución que buscó fue pagarle otro, que los madrileños conocían como el balcón de Marizapalos, que era un baile que la actriz hacía en el escenario.
Aunque como todo acaba, la historia entre el rey y la Calderona acabó, y él que en este caso ni comía, ni dejaba comer, cuando se enteró que ella estaba con otros hombres lo que hizo es obligarla a ingresar en el monasterio benedictino de San Juan Bautista en Valfermoso de las monjas, en Guadalajara, donde llegó a ser abadesa entre los años 1643 y 1646, aunque parece ser que, como muchas mujeres de la época, no tenía ninguna gana de estar allí ingresada y ninguna vocación religiosa.
Otra de las historias que se cuenta sobre la Calderona es que terminó huyendo del convento e incluso parece que existe algún documento del gremio de actores donde se dice que María Calderón murió en Madrid el año 1678, habiendo pasado los últimos años de su vida en la pobreza.

No hay comentarios: